Francisco

Actividad

Finca de San Antonio

Utilicé este servicio en mi boda:

Profesionalidad
Calidad/precio
¿Lo recomiendas?

Al ser una boda de invierno, tuvimos que poner una carpa para la ceremonia, pero no la anclaron al suelo. Las vigas de metal fueron atadas de forma insuficiente con cuerdas a algunas farolas, que en un día de viento, como fue, se elevaban del suelo y provocaron que parte de los invitados tuvieran que sujetar la estructura para que no se produjera una tragedia. De hecho, golpearon a la fotógrafa del evento y asustaron a gran parte de los invitados. Un verdadero peligro.


La  finca es preciosa, la comida deliciosa, y el personal de servicio encantador. Pero los dueños, ni una disculpa por lo sucedido. Ni tampoco por colocar mal las mesas según el plano que les entregamos, algo bastante básico y un verdadero palo para nosotros cuando entramos en el salón y observamos el desbarajuste de mesas.. 


Además, nuestros invitados no pudieron disfrutar la comida porque estaban literalmente congelados y así nos lo hicieron saber. Los dueños nos dijeron que no nos preocupáramos por el frío -durante meses les insistimos con ese tema ya que la boda era en febrero-, que estaba perfectamente acondicionado para una boda de invierno, lo hicieron incluso de forma irrespetuosa en las semanas previas: uno de los dueños llegó a decirnos "tómate un lexatín", por preocuparnos por algo que según ellos no iba a suceder y sin embargo acabó sucediendo.


Porque al final la  realidad fue que había camareros poniendo manteles entre la separación de los cristales por donde entraba frío, la gente comiendo con los abrigos puestos. Y cierto es que la gente abría la puerta para salir a fumar, pero eso no era el motivo de que la sala estuviera fría. El frío no estaba en la zona donde abrían la puerta, sino en los extremos a ambos lados de la sala, y en las mesas que estaban cercanas a los cristales, los generadores de calor no eran suficientes para un día de frío, y soltaban chorros de aire frío. El resultado, nuestro invitados pasando un mal rato.


En resumen: carpa peligrosa, frío en la comida, mesas mal colocadas... resultado de una gestión deficiente. Una pena que fallaran cosas tan básicas. 

21 de febrero de 2019