magdalenaceballoscruz

Descripción

Eladio Restaurant

Fue un servicio sobre el que opiné para mi matrimonio:

Profesionalidad
Calidad/precio
¿Lo recomiendas?

El día martes 25 de julio a las 19:45 horas sufrí un accidente al interior del restaurante Eladio de Av. Ossa.


Estábamos con mi marido y mi bebé esperando que nos llegara nuestro pedido cuando mi silla se rompió y yo caí al suelo con mi bebé en brazos.


A la silla se le salió una pata y me desplome al suelo golpeándome muy fuerte en la cadera y la rodilla. Por suerte logre tomar firme a mi bebé y evitar que se golpeara gravemente en el suelo.


Varios clientes que estaban cerca, se acercaron para ayudarme a levantarme y ver si mi hijo estaba bien. Un par de garzones prestaron ayuda en el momento.


Mi marido fue a buscar al administrador para contarle lo sucedido, lo atendió el señor Óscar Olivares quien no hizo nada al respecto.


Después fui personalmente a conversar con este señor, mostrarle mi molestia por la falta de preocupación por mi estado de salud. Me fui del local cojeando y con un fuerte dolor a la cadera. El mantuvo su falta de interés y no dio ninguna explicación o intención de pedir disculpas.


Da pena ver cómo este restaurante a bajado su calidad y preste tan poco interés en un accidente causado por la antigüedad de su mobiliario. El valor de su carta no tiene relación con la mala calidad del servicio y lamentablemente dejo de ser lo que fue hace unos años.

26 de julio de 2022

Eladio Restaurant

Utilicé este servicio en mi matrimonio:

Profesionalidad
Calidad/precio
¿Lo recomiendas?

El día martes 25 de julio a las 19:45 horas sufrí un accidente al interior del restaurante Eladio de Av. Ossa.


Estábamos con mi marido y mi bebé esperando que nos llegara nuestro pedido cuando mi silla se rompió y yo caí al suelo con mi bebé en brazos.


A la silla se le salió una pata y me desplome al suelo golpeándome muy fuerte en la cadera y la rodilla. Por suerte logre tomar firme a mi bebé y evitar que se golpeara gravemente en el suelo.


Varios clientes que estaban cerca, se acercaron para ayudarme a levantarme y ver si mi hijo estaba bien. Un par de garzones prestaron ayuda en el momento.


Mi marido fue a buscar al administrador para contarle lo sucedido, lo atendió el señor Óscar Olivares quien no hizo nada al respecto.


Después fui personalmente a conversar con este señor, mostrarle mi molestia por la falta de preocupación por mi estado de salud. Me fui del local cojeando y con un fuerte dolor a la cadera. El mantuvo su falta de interés y no dio ninguna explicación o intención de pedir disculpas.


Da pena ver cómo este restaurante a bajado su calidad y preste tan poco interés en un accidente causado por la antigüedad de su mobiliario. El valor de su carta no tiene relación con la mala calidad del servicio y lamentablemente dejo de ser lo que fue hace unos años.

26 de julio de 2022